Básicamente, este tipo de programas, utiliza una red común (por lo general diferente para cada producto), para comunicar entre si las computadoras de sus usuarios, los que comparten ciertos directorios, donde se encuentran los archivos a intercambiar.

Más allá de los problemas legales por derechos de autor, existe un grave peligro para las computadoras integradas de ese modo. El simple hecho de permitir el acceso a cualquier persona extraña a una computadora personal, ya de por si, es algo que implica grandes riesgos, aunque los programas de ese tipo tengan implementadas las necesarias protecciones.

Uno de los peligros, es el intercambio de archivos que no son lo que dicen ser, o que directamente se tratan de virus, gusanos o troyanos camuflados. Existen decenas de ejemplos, y es una de las más importantes fuentes de propagación e infección.

Pero tal vez más grave, sea la instalación de otros programas no deseados (Spywares o Adwares), que estas aplicaciones esconden.

Los programas espías o “Spyware”, son usados por los patrocinadores de los productos P2P, para recabar información sobre que sitios visita el usuario, cuáles son sus preferencias, o que archivos prefiere descargar.

En muchas ocasiones, esto incluye información más comprometida, con datos más personales, siempre con la idea de enviarle más publicidad basura.

También permite especificar que banners publicitarios mostrarle (esto es lo que se denomina “Adware”, o sea los programas que se instalan para descargar y mostrar publicidad). Y no debería extrañarle si también empieza a recibir más spam a través del correo electrónico.

La lista de SpywareInfo, puesta al día luego de exhaustivas pruebas de su autor, Mike Healan, una verdadera autoridad en el tema, nos servirá para conocer al menos, que programas del tipo P2P no debemos instalar en nuestras computadoras.

Anuncios